Explicaron por qué se creó la Oficina de Apremio para cobrar multas

En 14 años, sólo se cobraron 4 millones de pesos de los 32 millones que se labraron en multas aplicadas por Defensa al Consumidor. Los principales infractores son supermercados y bancos. Comerciantes indignados.

El gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo creó por decreto la Oficina de Apremio, para controlar y asegurar el cobro de multas que realiza la Dirección de Defensa del Consumidor.

La titular de Defensa del Consumidor, Mónica Nofal, indicó que cuando asumió con la gestión de Cornejo hicieron un balance que reveló que desde el 2001 hasta el 2015 sólo recaudaron 4 millones de pesos de los 32 millones que labraron en multas.
“ATM es el ente encargado de cobrar todo tipo de multas. Como recaudador y al tener tantas infracciones a su cargo, la demora era mucha y cuando iban a cobrar los proveedores ya no estaban o habían cambiado de razón social”, explicó.
Ahora, la Oficina de Apremio, que dependerá de la Subsecretaría de Justicia, será la encargada de cobrar las multas que aplica Defensa del Consumidor.
Ranking de multados
La titular de Defensa al Consumidor señaló a las cadenas de supermercados como los principales infractores. Las causas serían por distorsión entre el precio de góndola y de caja, la ausencia de cambio de productos, el incumplimiento de ofertas y garantías.
Le siguen los bancos y entidades financieras. El principal motivo tiene que ver con las tarjetas de crédito y porque le facturan ítems como seguros que el consumidor no pidió ni autorizó.
Nofal explicó que son grandes empresas que cuando se le labran las actas, la misma debe pasar por varias jerarquías y la autorización final viene de Buenos Aires, lo que entorpece más el proceso de pago.
En la vereda opuesta están los pequeños negocios, que tratan de solucionar el problema rápidamente, y no tienen intermediarios. “En el 60% de los casos se resuelven en instancias conciliatorias”, agregó
Comerciantes indignados
La Cámara Empresaria, Comercio, Industria, Turismo, y Servicios (Cecitys) expresó su negativa ante la creación de la Oficina de Apremio. El presidente, Adrián Alín, expresó que se sienten atosigados por las presiones tributarias que tienen.
“Parece que estuviésemos en la pecera de los inspectores, y la verdad, hay un momento en que no queremos recibir a más nadie”, dijo.
Indicó que tendrían que ponerse una empresa aparte del negocio que tienen, para responder a cada requerimiento de ATM, SADAIC, AFIP, Defensa al Consumidor, los municipios.
“Reclamamos que siguen creando presiones sobre los comerciantes, en lugar de avanzar en convenios que eviten llegar a las multas. Nosotros nos proponemos como intermediarios, ya que muchos de los responsables de los negocios pecan por desconocimiento”, añadió.
¿Cómo funcionará la nueva oficina?
Se utilizará el mismo programa informático que ATM, pero el organismo cobrará sus propias multas y ofrecerá formas de pago.
Si los recaudadores no logran que les paguen, intervendrán abogados que sólo recibirán su parte, cuando el infractor ya haya abonado. Diario Uno

Deja un comentario